Juan Ortega

Consultor en marketing digital & comercio electrónico

RSS

Tren al sur #blogsni

Son las 5am del día 27 de julio del 2010, me encuentro un poco cansado y batallando con una cabeza que daba vuelta a mil revoluciones, muchas inquietudes y ansiedades empezaban a surgir por esta nueva aventura. Esta aventura que me llevaría al sur. pero no a la tradicional Costa Rica, un pelín mas al sur… a Chile.

Si, a Chile, al culo del mundo, a la tierra de Neruda, del buen vino y sus famosas empanadas, a la tierra que su conocimiento por mi querida patria se limitaba a dos hombres: Ruben Darío y Hernaldo Zúñiga. Tierra que por cuestiones del destino me estaba adoptando por un par de años y que me recibía con 2 de temperatura, como una gelida cachetada a mi cuerpo caribeño, un cariño a lo rudo.

Como todo inicio, esto no fue fácil, problemas con el idioma (si, el español chileno es medio jodido: po, weon, wea, etc), direcciones señalizadas (ya uno se acostumbra al caos de managua), la familia, los amigos y por supuesto, la comida (ohh si, el nica que vive en chile sabe lo que estoy hablando), a pesar de estos problemas técnicos, tuve la gran ayuda de varios amigos chilenos que me acogieron como uno mas, dandome tips a los chuck norris de sobrevivencia chilena, pero que a su vez los cometía de igual forma para aprender de la experiencia y vaya que si me dieron varios dolores de cabeza.

Tras un año por estos lares, puedo decir que he aprendido a querer este pais, su gente y su cultura, admito que al inicio el choque cultural fue un obstaculo que inpedian aclimatarme como un weon más, imcomprendía la forma de socializar de algunos pero al mismo tiempo admiraba su intenso nacionalismo y sus ganas de trabajar, alguien por ahi me dijo que a chile se viene a trabajar o a estudiar y esta mas que en lo cierto. No me quejo, Chile me ha brindado un sin número de aventuras, desde enseñar salsa, estar a medio milímetro de un par de lesbianas besándose en un metro hasta la pata y como no, no faltaba ser confundido por un amor de juventud de una vieja loca. Quieres acción?, pues hombre, vengase pa’ chile!!.

Todavía me queda una temporada por aca, pero mi mente ya  comienza a pensar en mi futuro, es como si mi tierra me llamara, ya de nuevo comienza la ansiedad del regreso a casa, en lo que haré, en lo que me encontraré de mi Nicaragua, misma película?, mismos personajes?, misma sal?. Solo espero no encontrarla en pedazos, quiero regresar a mi tierra caliente y poder aportar todo lo aprendido acá, un juan reloaded con chilean flavor.


Disclaimer:

Este post es mi pequeño granito de arena para el festival de blogs de nicaragua, cuyo tema es la inmigración, quieres participar?, a darle click aquí para mas información.

Quieres seguir mis aventuras del día a día?:  twitter:@ajulloa





  • Pingback: Bitacoras.com()

  • Juan! That’s great description of your feelings abroad, and perceptions of Chile as a Nica. Stop web designing and start travel blogging. Or better yet, combine it!

  • Desde ya, bienvenido de vuelta a tu patria, aunque jodida pero luchona y pencona. Escribe mucho porque la memoria nos falla. Slds

  • Juan Ortega

    @Tuna .. my friend thanks for the comment, we should drop out our classes and start a traveling blog, let’s begin with chile, te tinca?? 😛

    @Vixzel, gracias por la bienvenida, la verdad me hace mucha falta mi nica, aunque por muy jodida que este siempre seré feliz, por la gente, la cultura, el clima, la comida, jejej. saludos

  • Al emigrar se llena uno de tanto mundo! Son experiencias buenas, una clase mas en esta escuela que se llama vida Ahora que regresés a Nicaragua vas a verla con un color distinto pero te vas a sentir en casa, con el mismo olorcito a patria y el abrazo cálido de tu gente querida…y eso no tiene precio! 🙂

  • Hola Juan, refrescante tu post, lleno de dinamismo y curiosidad estudiantil. te imagino todo un Juan Reloaded en Nicaragua. saludos

  • ¡Me gusta mucho el post! A mí me gusta la comida chilena, chilean flavor. Qué divertida la escena de la señora confundiéndote con un amor de juventud. ¿Y qué le contestaste? ¡Qué buen festival este que ayuda a conocer historias tan interesantes!